• MPPS
  • MPPS
  • MPPS
  • MPPS
  • MPPS
  • MPPS
  • MPPS
  • MPPS

Venezuela. La Misión niño Jesús : protección de la mujer embarazada, democracia participativa Salud en revolución

Print

01.01.2010. Venezuela. La Misión niño Jesús : protección de la mujer embarazada, democracia participativa Salud en revolución


La misión social dirigida a la atención de las embarazadas y los niños en sus primeros años quedó formalmente instalada con la inauguración de la primera Unidad de Terapia Intensiva Neonatal en el Hospital Eugenio Pérez D’Bellard, en Guatire, Miranda.

El verdadero progreso tiene dos ramas: el progreso material y el progreso espiritual y sólo cuando las dos ramas marchan paralelas es cuando se alcanza la verdadera civilización. En el capitalismo solo existe el progreso material en beneficio de unos cuantos, generando tal exclusión humana que desmiente su mentada civilización; y de ahí que como revolucionarios, sea parte de nuestra responsabilidad encontrar el debido ajuste entre lo material y lo espiritual para que el progreso entonces actúe como un fondo social y común cuyos beneficios alcance a todos, permitiéndonos consecuencialmente, encontrar soluciones justa y equitativa; soluciones que jamás podrían ser justas y equitativas, como bien lo señalara el Che, si no van guiadas por el más profundo amor capaz de encontrar soluciones donde los deshumanizado capitalistas no alcanzan a ver.

En tiempos de revolución, la responsabilidad social es reciproca y de ayuda mutua hasta lograr el bienestar y progreso de todos, sin exclusiones ni privilegios, generando las condiciones materiales y espirituales necesarias para que toda mujer embarazada lleve a feliz termino la gestación, y en los muy raros casos en los que la madre no quiera conservar y amar a su hijo o hija, ni lo asuma la familia consanguínea, la sociedad corresponsable sabrá encontrarle familia sustituta que lo ame, facilitándole el Estado la adopción.

Por ello, en reiteradas ocasiones hemos afirmado que es contradictorio oír en boca de quienes se dicen humanistas y revolucionarios o revolucionarias las habituales alegaciones abortistas e instábamos a encontrar una solución justa y equitativa a las partes involucradas en ese “problema social” por considerar y ser ciertamente, tan importante la vida de la madre como la del hijo por nacer.

En la República Bolivariana de Venezuela, la misión Niño Jesús es esa respuesta revolucionaria ideada por el Presidente Chávez con un programa inclusivo que redundará en atención médica integral para todas las parturientas que acudan al Sistema Público Nacional de Salud, como parte del reimpulso de Barrio Adentro a través del Ministerio del Poder Popular para la Salud y Protección Social, para el fortalecimiento del sector salud en el país.

La Misión Niño Jesús, se encargará de garantizar que toda mujer embarazada tenga un parto digno, en condiciones adecuadas. También la misión va a incluir la construcción de "Casas de Abrigo Maternal", que además cuenta con un manual de metodología y reglamento en todo el territorio nacional, para brindar atención pre-parto a las mujeres en proceso de gestación. En tal sentido, el Jefe del Estado informó que esta iniciativa social no sólo velará por la procura de partos más humanos y seguros, sino por la creación de casas que brindarán atención prenatal a las mujeres encinta de todo el territorio nacional.

El objetivo general de la misión es mejorar la atención a la mujer embarazada y a los recién nacidos, trabajo que incluye la participación de los consejos comunales. Denominada por el Presidente Chávez de "sagrada", consta de 15 objetivos fundamentales para el desarrollo y cumplimento de esta labor, las cuales detalló a continuación:

1 - Incrementar la educación para la salud materno infantil con participación comunitaria.

2 - Identificar el riesgo materno preconcepcional y establecer conductas que lo reviertan o lo aminoren.

3 - Elevar la calidad de la atención prenatal y perinatal garantizando la adecuada calificación del recurso humano acorde a las necesidades de la misión y del programa, además de crear las estructuras funcionales necesarias para ello.

4 - Promover un adecuado estado nutricional de la mujer en edad fértil en especial a la gestante y al niño.

5 - Reducir la mortalidad materna directa e indirecta.

6 - Reducir la mortalidad perinatal con énfasis en su componente neonatal.

7 - Incrementar la lactancia materna.

8 - Mejorar el seguimiento al niño sano hasta los 5 años de edad desarrollando acciones de promoción, prevención de salud y detección temprana de las desviaciones de la normalidad.

9 - Incrementar la calidad de atención a los niños, niñas y adolescentes enfermos, además de promover una adecuada y oportuna rehabilitación.

10 - Lograr niveles adecuados de inmunización materna e infantil con extensión a la adolescencia.

11 - Reducir la mortalidad en niños menores de 5 años.

12 - Desarrollar un sistema de información estadística sanitaria que responda a las exigencias del programa.

13 - Establecer los sistemas de control que garanticen el cumplimiento y evaluación del programa así como su vigilancia epidemiológica.

14 - Fortalecer la actividad docente dirigida a la formación y capacitación de los recursos humanos involucrados en el programa de atención a la salud materno infantil.

15 - Promover el desarrollo de las investigaciones en salud en el área materno infantil con el debido respeto a las costumbres, culturas y religiones de las poblaciones involucradas.


Estos 15 objetivos, engloban un gran objetivo principal, que es la atención primordial y preventiva a la mujer embarazada, puntos que se irán desarrollando y perfeccionando a medida que la misión avance con la ayuda de los organismos correspondientes y de la propia comunidad.

Para la primera fase de la misión Niño Jesús, la cual abarca el primer semestre de 2010, el presidente Hugo Chávez aprobó 324 millones de bolívares destinados a inversiones en hospitales, equipos y pago de personal. Los recursos contemplan una inversión para infraestructura hospitalaria y ambulatoria en obstetricia, neonatología y pediatría a nivel nacional.

En esta fase se incluyen las remodelaciones en salas de parto, quirófanos, unidades de terapia intensiva neonatal y salas de hospitalización en 10 hospitales tipo 3 y 4 y en 50 ambulatorios rurales y clínicas populares, por un monto asignado de 94 millones de bolívares fuertes.

En cuanto a la dotación de equipamiento médico y mobiliario para las instituciones que se incorporan a la misión han sido destinados 60 millones de bolívares fuertes.

El presidente Chávez indicó que para la adquisición de insumos, fármacos, medicinas, material médico quirúrgico, laboratorio y radiología se contemplaron 50 millones de bolívares fuertes.

Asimismo, 100 millones de bolívares fuertes corresponden al pago de recurso humano, salarios dignos y seguridad social de quienes laborarán en estos centros de salud; mientras que 20 millones de bolívares fuertes fueron asignados al financiamiento de casas de abrigo.

La misión social dirigida a la atención de las embarazadas y los niños en sus primeros años quedó formalmente instalada con la inauguración de la primera Unidad de Terapia Intensiva Neonatal en el Hospital Eugenio Pérez D’Bellard, en Guatire, Miranda.

Corresponsabilidad social en lo material y espiritual que nos impone en lo individual y en lo colectivo (consejos comunales), sumarnos en apoyo a esta nueva misión que protege sin exclusión, tanto la vida de la mujer embarazada como la vida del hijo por nacer. Misión que por la grandesa de sus objetivos, deberá extender sus beneficios a todos los pueblos hermanos del ALBA y aun más allá.

Aura Piña Rodríguez

01.01.2010. Venezuela. La Misión niño Jesús : protección de la mujer embarazada, democracia participativa Salud en revolución

La misión social dirigida a la atención de las embarazadas y los niños en sus primeros años quedó formalmente instalada con la inauguración de la primera Unidad de Terapia Intensiva Neonatal en el Hospital Eugenio Pérez D’Bellard, en Guatire, Miranda.

El verdadero progreso tiene dos ramas: el progreso material y el progreso espiritual y sólo cuando las dos ramas marchan paralelas es cuando se alcanza la verdadera civilización. En el capitalismo solo existe el progreso material en beneficio de unos cuantos, generando tal exclusión humana que desmiente su mentada civilización; y de ahí que como revolucionarios, sea parte de nuestra responsabilidad encontrar el debido ajuste entre lo material y lo espiritual para que el progreso entonces actúe como un fondo social y común cuyos beneficios alcance a todos, permitiéndonos consecuencialmente, encontrar soluciones justa y equitativa; soluciones que jamás podrían ser justas y equitativas, como bien lo señalara el Che, si no van guiadas por el más profundo amor capaz de encontrar soluciones donde los deshumanizado capitalistas no alcanzan a ver.

En tiempos de revolución, la responsabilidad social es reciproca y de ayuda mutua hasta lograr el bienestar y progreso de todos, sin exclusiones ni privilegios, generando las condiciones materiales y espirituales necesarias para que toda mujer embarazada lleve a feliz termino la gestación, y en los muy raros casos en los que la madre no quiera conservar y amar a su hijo o hija, ni lo asuma la familia consanguínea, la sociedad corresponsable sabrá encontrarle familia sustituta que lo ame, facilitándole el Estado la adopción.

Por ello, en reiteradas ocasiones hemos afirmado que es contradictorio oír en boca de quienes se dicen humanistas y revolucionarios o revolucionarias las habituales alegaciones abortistas e instábamos a encontrar una solución justa y equitativa a las partes involucradas en ese “problema social” por considerar y ser ciertamente, tan importante la vida de la madre como la del hijo por nacer.

En la República Bolivariana de Venezuela, la misión Niño Jesús es esa respuesta revolucionaria ideada por el Presidente Chávez con un programa inclusivo que redundará en atención médica integral para todas las parturientas que acudan al Sistema Público Nacional de Salud, como parte del reimpulso de Barrio Adentro a través del Ministerio del Poder Popular para la Salud y Protección Social, para el fortalecimiento del sector salud en el país.

La Misión Niño Jesús, se encargará de garantizar que toda mujer embarazada tenga un parto digno, en condiciones adecuadas. También la misión va a incluir la construcción de "Casas de Abrigo Maternal", que además cuenta con un manual de metodología y reglamento en todo el territorio nacional, para brindar atención pre-parto a las mujeres en proceso de gestación. En tal sentido, el Jefe del Estado informó que esta iniciativa social no sólo velará por la procura de partos más humanos y seguros, sino por la creación de casas que brindarán atención prenatal a las mujeres encinta de todo el territorio nacional.

El objetivo general de la misión es mejorar la atención a la mujer embarazada y a los recién nacidos, trabajo que incluye la participación de los consejos comunales. Denominada por el Presidente Chávez de "sagrada", consta de 15 objetivos fundamentales para el desarrollo y cumplimento de esta labor, las cuales detalló a continuación:

1 - Incrementar la educación para la salud materno infantil con participación comunitaria.

2 - Identificar el riesgo materno preconcepcional y establecer conductas que lo reviertan o lo aminoren.

3 - Elevar la calidad de la atención prenatal y perinatal garantizando la adecuada calificación del recurso humano acorde a las necesidades de la misión y del programa, además de crear las estructuras funcionales necesarias para ello.

4 - Promover un adecuado estado nutricional de la mujer en edad fértil en especial a la gestante y al niño.

5 - Reducir la mortalidad materna directa e indirecta.

6 - Reducir la mortalidad perinatal con énfasis en su componente neonatal.

7 - Incrementar la lactancia materna.

8 - Mejorar el seguimiento al niño sano hasta los 5 años de edad desarrollando acciones de promoción, prevención de salud y detección temprana de las desviaciones de la normalidad.

9 - Incrementar la calidad de atención a los niños, niñas y adolescentes enfermos, además de promover una adecuada y oportuna rehabilitación.

10 - Lograr niveles adecuados de inmunización materna e infantil con extensión a la adolescencia.

11 - Reducir la mortalidad en niños menores de 5 años.

12 - Desarrollar un sistema de información estadística sanitaria que responda a las exigencias del programa.

13 - Establecer los sistemas de control que garanticen el cumplimiento y evaluación del programa así como su vigilancia epidemiológica.

14 - Fortalecer la actividad docente dirigida a la formación y capacitación de los recursos humanos involucrados en el programa de atención a la salud materno infantil.

15 - Promover el desarrollo de las investigaciones en salud en el área materno infantil con el debido respeto a las costumbres, culturas y religiones de las poblaciones involucradas.

Estos 15 objetivos, engloban un gran objetivo principal, que es la atención primordial y preventiva a la mujer embarazada, puntos que se irán desarrollando y perfeccionando a medida que la misión avance con la ayuda de los organismos correspondientes y de la propia comunidad.

Para la primera fase de la misión Niño Jesús, la cual abarca el primer semestre de 2010, el presidente Hugo Chávez aprobó 324 millones de bolívares destinados a inversiones en hospitales, equipos y pago de personal. Los recursos contemplan una inversión para infraestructura hospitalaria y ambulatoria en obstetricia, neonatología y pediatría a nivel nacional.

En esta fase se incluyen las remodelaciones en salas de parto, quirófanos, unidades de terapia intensiva neonatal y salas de hospitalización en 10 hospitales tipo 3 y 4 y en 50 ambulatorios rurales y clínicas populares, por un monto asignado de 94 millones de bolívares fuertes.

En cuanto a la dotación de equipamiento médico y mobiliario para las instituciones que se incorporan a la misión han sido destinados 60 millones de bolívares fuertes.

El presidente Chávez indicó que para la adquisición de insumos, fármacos, medicinas, material médico quirúrgico, laboratorio y radiología se contemplaron 50 millones de bolívares fuertes.

Asimismo, 100 millones de bolívares fuertes corresponden al pago de recurso humano, salarios dignos y seguridad social de quienes laborarán en estos centros de salud; mientras que 20 millones de bolívares fuertes fueron asignados al financiamiento de casas de abrigo.

La misión social dirigida a la atención de las embarazadas y los niños en sus primeros años quedó formalmente instalada con la inauguración de la primera Unidad de Terapia Intensiva Neonatal en el Hospital Eugenio Pérez D’Bellard, en Guatire, Miranda.

Corresponsabilidad social en lo material y espiritual que nos impone en lo individual y en lo colectivo (consejos comunales), sumarnos en apoyo a esta nueva misión que protege sin exclusión, tanto la vida de la mujer embarazada como la vida del hijo por nacer. Misión que por la grandesa de sus objetivos, deberá extender sus beneficios a todos los pueblos hermanos del ALBA y aun más allá.